Counter Strategies
Counter Strategies

Estrategias contra el herpes labial

Las 5 mejores formas de reforzar tu confianza cuando tienes un herpes labial

El herpes labial no tiene por qué alterar tu vida. Existen muchas formas de disminuir su impacto en tus emociones y tu confianza. Cuando tienes un herpes labial, unas cuantas acciones sencillas pueden hacerte sentir de nuevo tú mismo. Estos son nuestros principales consejos.

Muévete. Puede que el herpes labial te dé ganas de quedarte en casa escondido, pero intenta salir. Actividades como caminar, montar en bicicleta o nadar aumentan las endorfinas, mejorando tu estado de ánimo y tu autoestima.

Mímate. Dedica ese tiempo a pensar en ti y cuidarte: lávate y arréglate el pelo, hazte las uñas o date un masaje.

Vístete para la ocasión. Cuando parece que todo el mundo se te queda mirando, desvía su atención hacia otra cosa. Ponte un sombrero de ala ancha, luce ese vestido que tanto te gusta y que no te pones lo suficiente o, simplemente, dedica un poco más de tiempo a planear qué te vas a poner hoy.

Valórate. No dejes que el herpes labial te haga olvidar quién eres: anota tus cinco mejores cualidades, más cinco cosas que admiras de ti mismo. El simple hecho de escribirlo puede ayudarte a relativizar las cosas.

Prueba el “piropo mutuo”. Aunque pueda parecer un poco embarazoso o forzado, los psicólogos recomiendan llamar a un amigo (o a tu madre) y, durante 10 minutos, decir por turnos cosas positivas uno sobre otro. El herpes labial puede ser una experiencia aislante, así que haz tiempo para ponerte al día con tus seres queridos.