Winter
Winter
Winter

Prevenir las causas del herpes labial en invierno

El frío, el aire seco y el viento en invierno pueden secar los labios, haciéndolos vulnerables a los brotes de herpes labial. Estos son algunos consejos útiles para cuidar tus labios en invierno.

Enfrentarse al frío puede significar también enfrentarse al virus del herpes labial, pero conocer las condiciones invernales que pueden desencadenar tu herpes labial es una excelente forma de evitar un brote. Para empezar, recuerda que la fiebre, el estrés, la fatiga y cualquier suceso que afecte a tu sistema inmunitario pueden provocar también la recurrencia.

Mantente sano. Todo el mundo se vuelve más vulnerable a los resfriados y la gripe durante el invierno. La fiebre es un potencial factor desencadenante conocido de los brotes de herpes labial; por ello, intenta tomar precauciones adicionales para no caer enfermo.

  • Protege bien tu cuerpo vistiéndote para el invierno. Esto puede implicar ponerte un gorro, bufanda, guantes o cualquier cosa que necesites para mantener el cuerpo caliente y tu sistema inmunitario activo.
  • Bebe mucho líquido, especialmente agua, para mantenerte hidratado y mantener tu sistema irrigado. Esto no solo es una gran protección contra los gérmenes, sino que, además, la hidratación ayuda a defender tus labios del aire seco generado por la calefacción en invierno.

Viento y sol. El viento en invierno puede ser cruel con los labios de cualquier persona, pero si eres propenso al herpes labial, el viento realmente no te favorece. Asegúrate de llevar siempre productos labiales que ayuden a protegerte del sol y evitar los labios agrietados. Aunque sea invierno, los rayos ultravioleta del sol siguen siendo perjudiciales.

Échate una siestecita. Lo bueno es que el invierno es, por naturaleza, una época propicia para recuperar el sueño y descansar en casa. Estas son dos excelentes formas de evitar la fatiga y el estrés que pueden desencadenar el herpes labial y sirven también para reforzar tu sistema inmunitario. Todo tu cuerpo, incluidos tus labios, te agradecerá un buen descanso.