Finances
Finances

Controla la economía doméstica

El dinero es una de las principales causas de estrés hoy en día y es bien sabido que el estrés puede desencadenar un herpes labial. Aquí explicamos por qué controlar tu economía es una buena medicina.

Elabora un presupuesto. Anota tus ingresos y gastos en una hoja de cálculo para tener todas tus finanzas en un solo lugar. Si tus gastos son superiores a tus ingresos, busca cómo reducirlos.

Sigue la regla del 50/20/30. Esta regla propone destinar el 50% de tus ingresos mensuales a tus gastos fijos (alquiler, comida, agua, luz, etc.), el 30% a gastos de estilo de vida (comer fuera, ocio, viajes, compras) y, en un mundo ideal, el 20% al ahorro o a reducir tu deuda. Sin embargo, el porcentaje medio de ahorro en el Reino Unido ronda el 4-5%, por lo que ahorrar un 10% te situaría cómodamente por encima de la media.

Revisa tu presupuesto cada mes.
Haz lo posible por ajustarte a él. A veces lo que te preocupa son los gastos que se avecinan con relación a ocasiones especiales, como bodas, vacaciones o aniversarios. Revisar tu presupuesto cada mes puede ayudarte a planificar mejor esos acontecimientos especiales y tener la sensación de un mayor control a medida que vas aproximándote a tus objetivos de ahorro personal.